Inicio > Nuestros CDs

Nuestros CDs

Estos CDs que presentamos pretenden ser una acción de gracias por el amor de predilección con que nos ha señalado Dios, por la ternura inmensa que derrama en cada una de nosotras y por habernos llamado a ser suyas.
Son fruto de nuestra vivencia sencilla y cotidiana, de lo que Jesú
s nos va susurrando al corazón en esos momentos preciosos y únicos de intimidad con El.

Deseamos que estas canciones que ponemos al servicio de la Iglesia y de todos nuestros hermanos los hombres, sean un medio evangelizador, una ayuda para la oración y un instrumento para el encuentro personal con Jesucristo, porque nosotras intentamos no simplemente cantar, sino orar las canciones, orar con las canciones.

Hemos trabajado con cariño, con tesón, con ilusión, con ahínco… y agradecemos a la Providencia que nos haya dado esta oportunidad de crear belleza y armonía contemplando a la Belleza.

Nos sentimos como el instrumento pobre y humilde que Dios ha tomado en sus Manos para hacer sonar una canción de Amor, una melodía que ha salido de su Corazón. Por haber sido tomadas para este humilde servicio, damos gracias.

Damos gracias porque nos sabemos amadas, predilectas, anheladas, posesión suya…  Por todo ello… ¡Gracias, Jesús!

Gracias por habernos llamado a ser samaritanas sedientas de Ti y de calmar tu sed. Gracias por habernos llamado a ser aceite para la lámpara que alumbra tu Rostro. Gracias por habernos llamado a quebrar nuestro vaso, el vaso de nuestra vida, y derramar el perfume de nuestro amor esponsal en tu Cabeza y en tu Corazón ¡Gracias, Jesús!

Estos CDs intentan ser una manera más de responder al llamamiento recibido de anunciar la Buena Noticia de que Tú nos amas con un Corazón de Hombre: ¡¡Alegraos todos!! ¡¡Somos amados!!

Queremos anunciar y vivir esta realidad gozosa. No importa cómo, ni dónde, porque Tú nos bastas. Tu Corazón es nuestro Hogar, nuestro monasterio, nuestro claustro, nuestra Tierra Prometida. Entregamos nuestras vidas derramadas como agua para tu sed, aceite para la lámpara que te alumbra y bálsamo para ungir las heridas de tu Corazón.   

Recíbenos y guárdanos en tu Costado hasta el momento de gozarte en un cara a cara eterno.

¡Gloria a Tí, Corazón de Jesús, junto con el Padre, en la Unidad del Espíritu Santo! AMEN

 

Ordenar por: